Intolerante a la fructosa. ¿Puedo tomar edulcorantes?

imagen intolerante fructosa

La intolerancia a la fructosa puede afectar a la vida diaria de los que la padecen, haciendo necesario que reduzcan el contenido en fructosa de su dieta. Una pregunta muy habitual es si estas personas pueden consumir otros edulcorantes.

La fructosa es un azúcar que se encuentra de forma natural en frutas, miel o algunas verduras. También forma parte unido a la glucosa, del azúcar de mesa (sucrosa o sacarosa) obtenido de la remolacha azucarera o de la caña de azúcar.

Además de la fructosa, los intolerantes a este azúcar deben restringir algunos edulcorantes.

Otra de las principales fuentes de fructosa en la dieta son los edulcorantes utilizados en alimentos procesados, tales como el sirope o jarabe de maíz rico en fructosa (conocido por sus siglas en inglés, como HCFS) y cuya presencia es habitual en productos tales como salsas o bebidas azucaradas (refrescos, zumos, bebidas lácteas).

El uso de otros edulcorantes puede ser una alternativa para los intolerantes a la fructosa, pero ¿son aptos todos los edulcorantes?

¿Por qué se es intolerante a la fructosa?

Los intolerantes a la fructosa no pueden digerirla adecuadamente debido a la deficiencia de una enzima que se encarga de ello: la aldolasa B. Por tanto, es necesaria la restricción de fructosa para evitar los problemas asociados, como son el descenso de la glucosa en sangre, el aumento de la producción de ácido úrico y ácido láctico, y otros síntomas como diarrea, vómitos, dolor abdominal, incluso en casos extremos llegando a causar fallo hepático y renal.

En la actualidad, un test genético puede permitir conocer si se tiene deficiencia en la producción de aldolasa B, evitando así pruebas invasivas o con una fiabilidad relativamente moderada como los test del aliento.

El sorbitol puede ser transformado en fructosa, por lo que es problemático.

Se da la circunstancia de que otra posible fuente de fructosa, es el sorbitol. Este es un polialcohol contenido en algunas frutas de forma natural y utilizado también como edulcorante o aditivo en algunos productos. Por tanto, debemos ser cuidadosos con aquellos alimentos que puedan contener algunos edulcorantes.

edulcorantes y fructosa

¿Qué edulcorantes puedo utilizar?

La intolerancia puede detectarse con un sencillo test genético.

Son muchas las alternativas a las que pueden recurrir los intolerantes a la fructosa, para endulzar los alimentos. Tan solo hay que evitar aquellas fuentes directas de fructosa, o indirectas a través del sorbitol. Se incluye a continuación un listado de los distintos edulcorantes permitidos y excluidos, incluyendo el numero E correspondiente en su caso:

  • Edulcorantes permitidos: acesulfamo (E-950), aspartamo (E-951), ciclamato (E-952), eritritol (E-968), glucosa, glucósidos de esteviol (E-960), jarabe de glucosa, maltosa, manitol (E-421), dextrinomaltosa, neohesperidina-dihidrochalcona, neotamo (E-961), sacarina, taumatina (E-957), xilitol (E-967).
  • Edulcorantes NO permitidos: azúcar invertido, azúcar de coco, Inulina, isomaltitol (E-953), jarabe de arce, jarabe de maíz, jarabe de maltitol (E-965II), jarabe de poliglicitol (E-964), jarabe de sorbitol (E-420II), lactitol (E-966), maltitol, sacarosa (sucrosa, azúcar de mesa), sorbitol (E-420I), sucralosa (E-955), sucromalt, tagatosa.

Teniendo en cuenta el listado anterior, es posible seleccionar aquellos edulcorantes que nos resulten más adecuados, y comprobar si algún alimento elaborado contiene en su composición alguno de ellos. Una de las opciones más conocidas y habituales es la sacarina. También es preciso ser cuidadoso con algunos preparados edulcorantes, que si bien resaltan que en su composición incluir la estevia (glucósidos de esteviol) sin embargo su componente principal puede ser otro edulcorante como el maltitol.

2 comentarios en “Intolerante a la fructosa. ¿Puedo tomar edulcorantes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.